Gabo Ferro – Amar, Temer y partir (Independiente, 2008)

Si aplicamos el nombre del disco a la vida del hombre, entonces podríamos dividirla en tres grandes etapas o períodos. En la infancia amamos incondicionalmente, sin temor, sin preconceptos. Luego vienen los pensamientos, las fobias, la desconfianza, los miedos, la etapa de temer que llega hasta el día en que decidimos abrazar la muerte y partir.

En su cuarto disco Gabo Ferro nos introduce en el delicado mundo de Gabo en el país de los pequeños detalles del amor, el desamor, los miedos, los reclamos, los recuerdos, etc. Letras que de tan graciosas son muy serias: “Alguacil” o “La casa; nuestros discos”. Utiliza inteligentes juegos de palabras como en “Dicen” y “Nube y cielo”. Sobre todo honestidad brutal en “Ahí vá tu cuerpo al fuego”, el track que abre el disco, ó “La fruta que disfruto”.

El disco es un registro en vivo de sus doce temas, inéditos, grabados en marzo del corriente año en el Centro Cultural Caras y Caretas siguiendo con la tradición de muchas bandas progresivas de la década del ’70, como por ejemplo King Crimson, que grababan sus nuevos discos en vivo, a la vez que presentaban los temas al público por primera y hasta a veces por única vez.

Gabo es un cantautor, si se me permite llamarlo así, diferente y muy particular. Escucharlo implica enamorarse y entregarse a su voz, melodías y encantos o por el contrario no soportarlo más de cinco minutos. Su voz en este disco despega vuelo y parece no va a bajar jamás. El disco mantiene un clima intenso, divertido, sorprendente hasta llegar a la joya final en donde Gabo escupe “Volví al jardín”. Termina y vienen ganas de presionar play otra vez, porque dicen, la felicidad es la repetición.

Gabo Ferro – Amar, Temer y partir (Independiente, 2008)