Entrevista a Lucas Martí (2º parte)

¿Ustedes encaran el proyecto y después consiguen el contrato discográfico?

No, en un momento sabiamos que podia ser una complicación porque involucras mucha gente y comienza a haber intereses más cuando participa Juliana Gattas de Miranda!. Desde el momento que la llamamos a ella ya casi sabiamos que el disco lo ibamos a sacar por el sello de ellos porque no teniamos opción. Nos costó mucho lograr que el sello escuche el material, imaginate que bola nos hubiesen dado si los llamabamos para pedirle el permiso de ella. Yo le decia a Ezequiel:
“Ya sabemos que va a ser complicado, pero el disco hagamoslo y después veamos como lo vamos a resolver en cada cosa” porque si nos poniamos a ver como era la situación no lo hubiesemos hecho nada. Fué bastante ingenuo en un punto de nuestra parte. Todo un poco de la mano del poder que pudieron haber tenido las canciones en ese momento, que era lo único que podiamos ofrecerle a la gente, que cantara una canción que le gustara. No podiamos llamar a Juliana y decirle: “Mirá tenemos tanta plata” podiamos decirle: “tenemos esta idea, esta canción, te gusta?”. La escuchó y le gustó.
Yo queria que estuviese Deborah del Corral por ejemplo, me encanta su voz. Ni la conozco a ella personalmente, sólo la ví cantar, eso era lo que me importaba. No me importaba si era conocida o nada, me gustaba que canta muy bien. Pero no llegamos a coordinar y en algún momento sé que vamos a hacer algo. Aldana, María Fernanda, también de El otro yo, me hubiese gustado que esté, tampoco lo pudimos coordinar. Hay un montón de chicas que podrían cantar, montones, pero creo que se dió algo bastante equilibrado en el disco.

Fue bastante organico, natural…

Y si, si porque aparte hasta el momento en que el disco lo mandamos a un sello, no hubo nadie de intermediarios más que nosotros y las chicas. Eso es muy importante.
Este disco no lo podemos hacer de otra manera, por más que hagamos otro disco y tengamos más producción no podriamos hacer que las chicas las llame alguien, porque ya se pierde inmediatamente la onda. Yo cuando lo veo al disco, cada vez que veo la tapa y eso, me parece un logro, como algo que digo: “wuahh que bueno haberlo hecho”. Me sorprendió a mí mismo a esta altura, no es que yo sea un viejo choto, me sorprendió que haya salido algo nuevo. Inclusive me renueva a mí también, me dió un aire nuevo, más ganas de retomar lo mío.

¿Cuanto tiempo pasó desde que empezaron hasta la edición del disco?

En verdad no pasó mucho tiempo, a mi me dá la sensación de que pasa un montón. Lo empezamos en el verano del 2007, hace un poco más de un año. Ahí grabamos el primer tema con María y con Juliana, después, algo loco que pasó fué que alguien me habló de Javiera Mena, yo no la conocia. Justo vino ella, le mandé un mensaje por el myspace porque escuché un tema y realmente me llamó mucho la atención. Encontré inclusive elementos muy familiares a mí. Me contacté con ella y me confesó que conocia mi música hace mucho tiempo. Fué algo divino. El disco que hizo ella “Esquemas juveniles” me gusta desde que empieza hasta que termina. Fué lo mejor que escuché en mucho tiempo. Así que fué para mí muy especial que estuviera ella.

Lo que me me gustó de la participación de Javiera en el disco, es que los temas le encajan justo, la mayoría de los temas tienen esa característica, pero la veo más versátil a María Ezquiaga por ejemplo.

Igual existió siempre un 40% de riesgo. “Mirá, Javiera puede cantar este tema, le quedará bien el tono? sí bueno”, pero no lo pudimos repasar nunca. Llegó al estudio, le pusimos el tema y a ver que pasa. Igualmente no tuvimos ningún problema con eso, sí cambiamos algunas cosas, pero pequeñas. Yo quería que estuviese una amiga mía que se llama Tamara que es del grupo Limpiaisla de Rosario, que tenian otra banda antes que era Celestito.

Si recuerdo…

Bueno, no logré coordinar con ella, tampoco pudo estar…

Una cosa que me llamo mucho la atención es la relación de padre-hijo en las letras, ¿donde te paraste vos para componerlas?

Quizás hay algunas circunstancias personales que no tienen que ver con haber sido padre pero… a esta altura, de lo que me pasa a mí, a veces pienso: “y de que puedo hablar si no es de estas cosas, que lo que le pasa a la gente?”. Yo escucho bandas, como Los Violadores que cuentan una historia que se compran un auto rojo y salen a fusilar gente y me re copo, pero yo siento que eso no lo puedo escribir. ¿De cuantas cosas podés hablar? Podés hablar de que hay guerras, no sé, pero no son tantos los temas que yo siento ahora que puedo tocar. Yo habló de los celos, de los sueños y las frustraciones. Igual tomé un poco todo ese tema de una manera bastante dramática y drástica, un poco a drede porque es mi manera de novelizar las cosas. Me gusta cierta cosa dramática.
También el hecho de escribir para mujeres me despierta cierta cosa. Vos cuando ves una chica y te gusta, en tu mente estas viendo también si te gustaría tener un hijo con ella, si te gustaría vivir con ella, un montón de cosas que quizás ni son concientes pero las estas pensando. Yo cuando escribo acerca de mujeres me pasa eso. Si supiese explicar tan bien como es que puedo escribir esas cosas… yo creo que es más inconciente.

En general, ¿en que momentos escribís? ¿En los momentos que te sale o te lo propones?

Pocas veces tomo algún apunte de una letra sin tener la música. Ya digamos, me atrevería a decir que odio las letras con poesía. Es una cosa muy de otra época. Me puedo tomar ese relax a nivel de hacer complicaciones musicales, esas cosas pero la letra para mí es algo casi urgente. Tiene que ver con estos tiempos, estos tiempos para mí son como rápidos. Yo siento, no sé si logro, yo te puedo decir cual letra del disco es tonta. “Patrullero” es una letra tonta, tonta en el sentido de que no escarba más allá…”IOA” también… No sé como lo disfruta la gente, quizás hay gente que no entra tanto por las letras. De repente, por ahí el disco lo terminan escuchando chicos que tienen 16 o 17 años que por ahí no hacen tanto foco en esa parte.
Hace un par de discos que vengo diciendo: “Bueno, usemos dos teclados, usemos el mismo sonido de batería, el mismo bajo” Un disco con un sonido. Acá no podemos hacer eso. Porque al haber diez, doce cantantes diferentes es como que cada una tiene su estilo. Yo realmente compongo muy diferente por ahí hago un tema re ochentoso o hago un tema que tiene más que ver con un bolero o con música de antes de los ’60. No podemos encasillarlo, más si queremos que participen Mariana Baraj y Noe Mourier de Coco.

¿Hay segundo capítulo?

Las canciones están, así que algo vamos a hacer.

En general tocas muchos instrumentos en tus discos, ¿por qué lo haces?

Yo creo que hay cosas que las puedo hacer mejor por el hecho de que las entiendo profundamente. Igual creo que es una cuestión práctica basicamente. Ahora hice un disco nuevo como solista en el que practicamente no toqué casi ningún instrumento. Donde lo hice con mi banda: Marcelo Baraj, Alejandro Carrau, Ezequiel Kronenberg y Nico Pedrero. En “Tu entregador” tampoco toco casi ningún instrumento, eso cambió ahora a partir de este disco. Pero son discos en los que ensayamos y grabamos en dos días. En un proyecto en que nos juntamos en estudio, como fué “Papá”, que tenemos todos los elementos ahí, tenemos la batería, yo toco la batería hace bastante.
Sé que lo que voy a hacer lo puedo hacer, si no lo puedo hacer llamo a otro. Es una cuestión práctica, con Ezequiel nos juntamos para hacer por ejemplo “Supermal”, yo sabía como queria que sonara el tema, que sea algo así como New Order de la primera época. Yo lo podía tocar, pero le dije: “para este tema llamemoslo a Marcelo Baraj, él este ritmo lo va a tocar perfecto”, y bueno lo llamamos y perfecto. Hacía falta otra cosa, de Dieguito Arcaute, él iba a grabar dos temas, a él se le había ocurrido otras cosas, un hi-hat muy grande, buenismo, entonces lo grabamos pero después había quedado muy ruidoso el tema, María vino a meter la voz y era un quilombo, entonces dijimos: “que hacemos?” y Ezequiel me dijo: “metete y grabalo”. Es una cuestión práctica. Yo puedo meter un teclado, pero la parte de piano que toca Jacinto yo no lo puedo hacer, es re de pianista.

Anuncios
Entrevista a Lucas Martí (2º parte)

Un comentario en “Entrevista a Lucas Martí (2º parte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s